Es un proceso de borrado seguro y permanente de la información usando para ello un equipo electrónico desmagnetizador. El servicio consiste en someter los soportes magnéticos a la acción de un fuerte pulso electromagnético. Este pulso destruye todos los datos que se grabaron en la capa magnética del soporte. Después de realizar la desmagnetización, los datos guardados en las cintas magnéticas y discos duros se pierden para siempre. Los soportes, tales como discos duros 2,5″/3,5″, las cintas LTO, 3592, T10K, después de realizar el proceso de desmagnetización ya no sirven para nada, ya que los datos así como las pistas “servo” en este proceso fueron eliminadas completamente. Algunos soportes de cintas, sobre todo de la tecnología más antigua tal como DLT, DDS, cintas audio o vídeo (análogicas) recuperan sus propiedades originales ya que la desmagnetización reduce a cero así denominado “residuo” magnético.

Share this Post: